Plataformas colaborativas para comunidades de práctica virtuales

hace 5 años   •   4 min de lectura

Por Carmen Gerea
sistemas-colaborativos2

Las comunidades de prácticas son grupos de personas que comparten una pasión común o un oficio, y que aprenden cómo mejorar lo que están haciendo gracias a la interacción periódica [1]. Según Wenger, estas comunidades tienen 3 elementos que las caracterizan: (1) el dominio, (2) la comunidad y (3) la práctica. A continuación indagaré en algunas prácticas para hacer crecer la comunidad y específicamente para motivar las personas a compartir conocimientos.

¿Cómo hacer crecer una comunidad de práctica?

En un contexto de la abundancia de plataformas sociales como Facebook, LinkedIn, Quora, o los grupos de Whatsapp, y otras específicas (como vimos en el artículo anterior, hay varias plataformas relacionadas con diseño y desarrollo), no cabe la menor duda que crear un espacio nuevo y además hacer crecer una comunidad, no son tareas fáciles. Finalmente, ¿por qué, un profesional que ya está ocupando cierta cantidad de plataformas para relacionarse con sus pares, clientes y proveedores, estaría incentivado a ser parte de una comunidad nueva? Contar con los tres ingredientes anteriormente mencionados no es suficiente. Uno de los mayores desafíos al momento de lanzar una comunidad es generar suficientemente interacción para que los usuarios estén involucrados y adopten la plataforma como soporte de la comunidad de práctica. A continuación algunas técnicas propuestas por Schümmer y Matschke [2] para incentivar la adopción y el uso de un sistema colaborativo en una comunidad de práctica:

  • Usuarios invitados a la versión Beta: Antes del lanzamiento de la comunidad, es preferible seleccionar algunos usuarios e invitarlos a generar contenido.
  • Contenido de primera mano de autores reconocidos: Invitar personas reconocidas en el área a publicar y compartir sus conocimientos, es claramente una forma de involucrarlos, hacerlos embajadores de la marca y a la vez generar contenido para la plataforma.
  • Más funcionalidades después del registro: Una forma de incentivar el registro (sign up) es entregar contenidos y funcionalidades de manera libre, condicionando el uso avanzado al registro.
  • Scouts de contenido: Son personas que buscan contenido relevante fuera de la comunidad e interactúan con profesionales que no son aún parte de la comunidad para que el conocimiento externo tenga visibilidad en la comunidad.
  • Desafío de la buena práctica: Consiste en lanzar invitaciones a compartir ideas de buenas prácticas que la comunidad podría adoptar.
  • Talleres de innovación: Aunque la comunidad sea virtual, a las personas les gusta relacionarse en el mundo real. Los talleres de innovación son la instancia idónea para intercambiar experiencias, ideas y desafíos.

Generar conocimientos

Desde el punto de vista de la adquisición de conocimientos, una comunidad de práctica es un sistema social de aprendizaje [3]. En estos espacios colaborativos, existen instancias para compartir conocimientos y experiencia, pero también para generar conocimiento de forma colaborativa, como comunidad. A modo de ejemplo, Hubspot, plataforma de marketing de contenidos, tiene una serie de recursos y herramientas para aprender sobre marketing de contenidos, pero también módulos que incluso permiten certificarse. Allí se le está dando una formalidad al proceso de aprendizaje. Por otra parte, el equipo de Hubspot, invita los profesionales a participar de estudios de la industria y los premia dándoles acceso a los resultados de los estudios antes de su publicación. Esta forma de dar acceso primero a los que generan el contenido y después al resto de la comunidad o su exterior, es una táctica para incentivar la participación y desarrollar el sentimiento de pertenencia.

Motivar los miembros de la comunidad

Ahora bien, las tácticas utilizadas deben tener un fundamento en la motivación de las personas. Si bien cada comunidad tiene sus propias características que se deberían estudiar para entender qué motiva las personas a reunirse, compartir experiencia y aprender de los demás, estudios en comunidades de prácticas virtuales [5, 6] muestran que algunas de las motivaciones principales para estar en una comunidad de práctica virtual son:

  • Factores individuales intrínsecos – como la creación del conocimiento motivado por la personalidad y la satisfacción de compartir sus conocimientos – y  extrínsecos, que pueden ser financieros u otros beneficios directos e indirectos de compartir sus conocimientos.
  • Factores colectivos que dependen del contexto en el cual se encuentra la comunidad.
  • Organizacionales: Los factores organizacionales como la visión, la cultura y los valores comunes crean ambientes propicios para compartir conocimientos. La estructura organizacional también tiene un impacto, ya sea incentivando o desincentivando los hábitos de compartir.
  • Tecnológicos : La tecnología tiene que facilitar la colaboración y la comunicación, haciendo que las personas que sientan en confianza para compartir y en control de lo que están haciendo. La tecnología es un medio, un facilitador, y un propósito en sí dentro de una comunidad.

Finalmente, es importante destacar que el contexto específico de cada comunidad, el perfil de las personas que forman la comunidad y el objetivo común que los une, son aspectos fundamentales a estudiar para entender la motivación y diseñar tácticas y actividades que los incentive a mantenerse activos en el tiempo.

Referencias

[1] Wenger, E. (1998). Communities of Practice; Learning, Meaning and Identity (New York: Cambridge University Press.

[2] Schümmer, T., Matschke, C. (2015). Proto-Patterns for Growing a Community of Practice, In EuroPLoP ’13 Proceedings of the 18th European Conference on Pattern Languages of Program. Art. 22

[3] Wenger, E. (2009). Communities of practice and social learning systems: the career of a concept. En Social Learning Systems and Communities of Practice”. Springer. 179-198

[4] Maret, P., Akerkar, R., Vercouter, L. (2015). Web Intelligence and Communities. In WWW ’15 Companion: Proceedings of the 24th International Conference on World Wide Web. 1469-1470.

[5] Correia, A., Mesquita, A., Paulos, A.(2010). Innovation through virtual communities of practice: motivation and constraints in the knowledge-creation process. Projectics / Proyéctica / Projectique 2010/1 (n° 4). Disponible en https://www.cairn.info/revue-projectique-2010-1-page-39.htm (consultado el 20/05/2016)

[6] Correia, A. M., Paulos, A., Mesquita, A .(2010) Virtual Communities of Practice: Investigating Motivations and Constraints in the Processes of Knowledge Creation and Transfer. Electronic Journal of Knowledge Management Volume 8 Issue 1 2010 (11 – 20)

Corre la voz